Estonia como sociedad digital

estonia-sociedad-digital-blog-helize

Estonia es ese país al que solo escuchas nombrar en el festival de Eurovisión. Lo cierto es que Estonia es un país pionero en muchas cosas. Es más, lo podríamos calificar como el Silicon Valley europeo. Estonia es, tal y como la conocemos en estonio «eesti vabariik», una república báltica perteneciente al norte de Europa.

Este pequeño país lleva perteneciendo, tanto a la Unión Europea como a la OTAN desde el 2004, adaptándose a la zona euro en 2011 y sustituyendo así a su exigua corona estonia.

El ex satélite soviético se encuentra ubicado al noreste de Europa, entre Rusia, Letonia y el mar Báltico. Aunque formó parte del Bloque Socialista Soviético hasta principios de los años noventa, se identifica más con los países bálticos y nórdicos, especialmente con Finlandia con quien comparte raíces – culturales, étnicas, lingüísticas – y estrechos lazos de cooperación e influencia.

Su densidad es de 31 habitantes por 1 km2. Lo que la convierte en uno de los países menos poblados de toda la UE.

En cuanto a su indice de alfabetización, este lo situamos en un 99,8%. Lo que lo convierte en uno de los 10 países más alfabetizados del mundo a la par de Andorra, el Vaticano, Finlandia, Noruega, Cuba, Polonia y Luxemburgo.

Su idioma oficial es el estonio, hermanado lingüísticamente al finlandés. Posee una población mayoritariamente políglota, capaz de defenderse tanto en ruso como en finés, inglés y alemán.

Y, pese a que su clima es un auténtico horror, ya que en invierno solo tienen tres horas de luz al día, lo cierto es que Estonia es pionera en muchas cosas.

Empresas como Skype han nacido en este pequeño país, aún teniendo una crisis demográfica perpetua, ya que su población femenina es mucho mayor a la masculina, convirtiéndole en uno de los países de la Unión Europea con un dilema de los más difíciles de resolver, puesto que están continuamente perdiendo población.

Pese a todo esto, Estonia es el país más moderno de la Unión Europea. Es el único lugar del mundo donde el acceso a internet es un derecho constitucional.

 

¿COMO HAN LOGRADO EVOLUCIONAR?

matilde-ESTONIA-COMO-SOCIEDAD-DIGITAL-9

Estonia se independizó de la Unión Soviética en 1991, al igual que otros países como Bielorrusia o Ucrania. Pero, en realidad, no fue una liberación real, ya que los nuevos gobiernos democráticos mantenían a toda la jerarquía del antiguo partido comunista. A excepción de Estonia.

Su primer presidente fue Mart Laar, que no le debía nada a los antiguos gerifaltes soviéticos, con quien el país se abrió rápidamente al mercado internacional. Pero el verdadero cambio llegaría de la mano de Toomas-Hendrik Ilves, un presidente amante de la tecnología, que se hace con la ayuda de un gabinete de ministros jóvenes, con una media de treinta y cinco años de edad. Con ellos empieza a diseñar e imaginar un nuevo futuro para el país.

La transformación para digitalizar Estonia, comienza en el 2000, mediante el programa llamado e-Estonia. Un sistema único, famoso por lo minimalista que puede llegar a ser y en cuya agenda encontramos diferentes medidas en cuanto a enseñanza, sanidad y administración pública. En donde los ciudadanos son los únicos propietarios de sus datos ‘online’. Consultarlos sin razón constituye un delito.

Para la educación implantaron el programa «Tiigrihüpe», de cara a fomentar la enseñanza de computación a las escuelas. Gracias a ello, al final de los años 90 todas las escuelas ya estaban en el mundo online e impartían cursos en programación, ciberseguridad, robótica, drones, e incluso en sus aulas se incluían procesos y metodología de realidad aumentada.

El programa de expertise tecnológica estonio, permite una comunicación a tiempo real con los progenitores que pueden estar al tanto de todo lo que aprenden sus hijos.

Esta iniciativa no solo se queda dentro de las puertas escolares, sino que sale de ellas impartiendo cursos de informática para adultos

«Tiigrihüpe» continúa activo y cuenta con un plan de profundización cuya fecha de término se sitúa en para el 2020.

¿Qué podemos aprender de Estonia?

En Estonia las cosas nunca han sido fáciles, pero lo que hace de este país un referente mundial, en el salón de la fama, es la llamada residencia virtual. Es decir, cualquier persona del mundo, independientemente de donde se encuentre, puede solicitar permiso para vivir y convertirse en ciudadano virtual de Estonia.

En el país báltico, que fue donde se empezó a implantar el sistema de votación electrónico, se facilita el trabajo a los emprendedores, ya que todos los documentos y trámites se pueden realizar online. Tal vez, es gracias a esto, por lo que se ha convertido en el lugar del mundo con mayor cantidad de startups per cápita del mundo.

Estonia es un ejemplo de lo que la tecnología bien aplicada puede hacer y de la importancia de un buen plan de implementación. Por ello, son también líderes en ciberseguridad, especialmente después de sufrir un ataque de la mano del gobierno de Vladimir Putin. Lo que los llevo a implementar blockchain en casi todas las bases de datos de sus registros públicos.

Los historiales médicos de todos los pacientes estonios están digitalizados y son de fácil acceso por cualquier centro de salud. Este sistema evita errores médicos por confusión de papeles, así como duplicidades de pruebas, a la vez que agiliza la gestión sanitaria

Al convertirse tan rápidamente en una “sociedad digital” tuvieron que crear la plataforma de intercambio de datos entre sistemas informáticos llamada «X- road». Evitando de este modo los robos masivos de información confidencial.

 

Transparencia y libertad balcánica

Estonia es el país más transparente y menos corrupto de la región de Europa Central y Oriental (Transparency International Corruption Perception Index 2013, el 28o de 177 países). El gobierno de Estonia cuenta con una declaración electrónica de los bienes de los funcionarios para reducir el riesgo de corrupción y aumentar la transparencia.

La libertad económica de Estonia se considera como una de las más altas del mundo según Clasificación Mundial de Libertad Económica (11 ° entre 178 países). No es producto del azar que el Centro de Excelencia de Cooperación Cibernética de la OTAN y la agencia de TI de la Unión Europea se encuentren en Tallin.

Todo esto ha llevado a que los estonios hayan cultivado, en el mundo, una imagen de personas con un nivel promedio de educación alto, honestos, trabajadores y que cumplen sus promesas.

Estonia entendió que, pese a ser un país pequeño, un crecimiento rápido que les permitiera recuperar el tiempo perdido, era un logro imperante. Por eso pusieron foco a los emprendedores y la economía del conocimiento.

 

Comentario

Este artículo no tiene comentarios. ¡Se el primero!

    Ocultar comentarios
    FollowFb.Ins.Pin.Wh.
    ...

    Este sitio es único por lo que requiere un navegador más moderno para poder trabajar.

    ¡Actualízate!