¿Qué es el rebranding y cuándo es buena idea?

Cuando hablamos de branding nos referimos al proceso mediante el cual se construye una marca, incluyendo la creación de todo el conjunto de atributos y valores inherentes a la marca y por la que esta será identificada por el público (logotipo, colores corporativos, tono de voz, tipografías…).
REBRANDING, por lo tanto, significa “cambio de marca” o “rediseño de identidad”. Es una estrategia de marketing en la que se crea una nueva marca para una empresa establecida con la intención de desarrollar una nueva identidad diferenciada en la mente de su público. Esto suele implicar, principalmente, el rediseño del logotipo, pero a veces también el nombre de la marca y su estrategia de marketing.

La necesidad de un cambio de marca no es una mala señal, sino todo lo contrario. Con el paso del tiempo, la mayoría de las empresas de éxito lo llevan a cabo. A menudo, un cambio de marca significa que la compañía ha evolucionado más allá de su identidad anterior y está lista para alcanzar nuevas alturas.

El rebranding, hecho de forma correcta, ofrece una gran oportunidad para fortalecer la presencia y la imagen de una empresa ante los ojos de sus clientes. Sin embargo, cambiar o renovar una marca puede ser un proceso que requiera un gran esfuerzo, por lo que debe ser deliberado acerca del por qué y cómo hacerlo.

¿CUÁNDO ES BUENA IDEA HACER UN REBRANDING?

adidas publico millenial

El público objetivo ha cambiado.

A medida que una empresa crece, puede intentar dirigirse a un público más amplio, y la marca debería reflejar esto. Por ejemplo, una compañía puede necesitar cambiar de nombre e imagen para atraer a un público millennial. Una empresa que ha hecho esto con mucho éxito es Adidas. En los últimos años, la marca de ropa y complementos deportivos ha ganado una cuota de mercado considerable al capturar el segmento de atleisure cada vez más grande y adorado por los millennials. ¿La clave de su éxito? Céntrese en el marketing digital y la estrategia de influencers en redes sociales.

Han surgido nuevas tendencias y cambios tecnológicos.

La tecnología ha irrumpido con fuerza en casi todas las industrias, por lo que un rebrand puede ser necesario para mantenerse al día con la competencia y reposicionarse como una empresa de vanguardia en el nuevo entorno. Por otro lado, puede que el cambio que necesite una empresa no sea necesariamente tecnológico; existen también nuevas modas, como la preferencia de los consumidores por productos orgánicos, naturales y/o de origen local en la industria alimentaria. Los modelos de negocio han cambiado de manera significativa en la última década, y las marcas deben mantenerse al día. Incluso las startups más nuevas necesitan evolucionar rápidamente y adaptar sus logotipos originales a las nuevas tendencias, como es el caso de Airbnb. A medida que las empresa han ido creciendo, han hecho un esfuerzo deliberado por conseguir que su marca sea más joven a la vez que más profesional.

La marca está anticuada o perdiendo relevancia.

Con el paso de los años, una marca puede perder frescura y dejar de parecer novedosa. Esto es típico de las marcas con logotipos hechos en los años 90. Hace veinte años, las tipografías de estilo cómic y los colores chillones eran lo último. Hoy en día, hace que las empresas tengan una estética anticuada y resten confianza. Hablando claro, un logotipo anticuado hace que una empresa parezca cutre. Incluso el gigante tecnológico Microsoft ha sufrido por esta razón, hasta conseguir un logotipo más moderno que emplea desde 2012. De la misma forma, cuando una empresa se da cuenta de que su marca está perdiendo relevancia, podría ser el momento de cambiar la marca. El rebranding de Correos es un ejemplo perfecto de esto. Con el uso del correo postal en declive, Correos comenzó, en 2011, a centrarse en mundo digital, y refrescó su marca para parecer una empresa más centrada en la innovación la innovación y la tecnología.

Es necesario diferenciarse de la competencia.

Las empresas deben cambiar de marca para diferenciarse mejor de la competencia. Las empresas jóvenes a menudo no entienden la importancia de una buena identidad corporativa y recurren a plantillas genéricas o diseños no personalizados para crear su marca inicial. Un logotipo y un nombre poco original y/o mal diseñado puede hacer mucho daño a un negocio. Un nombre y una marca mediocre suponen un gran problema porque permite que las empresas de la competencia tengan diseños casi idénticos. Un buen rebranding puede proporcionar a una empresa la oportunidad de diferenciarse de su competencia al mostrar los valores que hacen que su empresa sea diferente y mejor. Por ejemplo, ¿sabías que Google comenzó con el nombre Backrub? Accenture comenzó como Andersen Consulting. No es raro que una empresa supere rápidamente su nombre y busque un nombre comercial nuevo y único que pueda ayudar a hacer crecer su negocio.

Conclusión.

Existen muchas razones por las cuales una empresa puede decidir renovar su marca, lo importante es darse cuenta de cuándo es necesario un cambio. Muchas empresas creen que la identidad de una empresa no es más que el nombre y el logotipo. Una marca es mucho más que eso. Una buena marca comunica de forma directa y eficaz lo que hace una empresa y cómo lo hace, además de establecer confianza y credibilidad con su público.  La identidad de marca es importante. Pero una marca no es para siempre.  Las empresas evolucionan y, a menudo, debe hacerlo también su marca. Y ahí es dónde el rebranding entra en juego, y contar con un equipo que sepa llevarlo a cabo de forma adecuada es imprescindible. Contacta con nosotros si crees que tu marca necesita un cambio, y te contaremos lo que Helize puede hacer por ti.

Comentario

Este artículo no tiene comentarios. ¡Se el primero!

    Ocultar comentarios
    FollowFb.Ins.Pin.Wh.
    ...

    Este sitio es único por lo que requiere un navegador más moderno para poder trabajar.

    ¡Actualízate!